Por 5’78€ la hora

Por 5’78€ la hora nos despertamos cuando todavía es de noche. Por 5’78€ la hora pasamos largos inviernos conviviendo con el frío, descongelando nuestros viejos coches perdiendo  tiempo de nuestra vida. Por 5’78€ la hora nos trasladamos durante veinte o treinta minutos, algunos una hora o más, al día, ida y vuelta (añadiendo más tiempo perdido). Por 5’78€ la hora doblamos, recogemos y ordenamos aquello que otros que ganan más (menos o igual) desdoblan, tiran y desordenan. Por 5’78€ la hora ponemos una sonrisa a los que nos explotan (y, a su vez, quizá sin saberlo, se encuentran explotados): jefes, clientes y compañeros. Por 5’78€ la hora pasamos cientos y cientos de artículos por minuto (mucho más caros siempre que 5’78€ la hora y con un nivel de beneficio máximo), a la vez que deseamos buenos días a aquél que, con su consumo desmedido, nos hace sufrir unas condiciones infrahumanas en unos puestos laborales que no ofrecen dignidad alguna.

Por 5’78€ la hora repetimos el anterior párrafo durante gran parte de nuestra vida laboral. Un menú del día varía entre 10 y 12€, es decir: dos horas de tu trabajo, si no puedes pasar por casa para comer y no has tenido momento de llevarte algo de comida. Un libro de calidad, por ejemplo las Investigaciones Filosóficas de Wittgenstein, ronda los 30€ (edición barata, no la incluida en las obras completas de Gredos), lo cual son algo más de seis horas de tu trabajo, de tu mierda de trabajo.

5’78€ la hora es la realidad de parte del comercio español. 5’78€ la hora valen tu
carrera, tu máster, tu doctorado y tus certificados de idiomas. 5’78€ la hora vale todo lo que leas y hayas leído, todo lo que sepas (aunque sepas más que tus superiores). 5’78€ la hora vale tu sonrisa, tu ánimo, tu fuerza física. 5’78€ la hora vale tu alma, tu espíritu, tu conciencia… 5’78€ la hora vales tú, valen tus amigos que trabajan contigo… por 5’78€ la hora unos esclavos esclavizan durante su tiempo libre a otros esclavos, y viceversa. Un sistema circular con el que se enriquecen unos pocos se cierra por 5’78€ la hora.

Mientras, otros te dirán que tienes suerte de tener trabajo. Que tienes suerte de ganar 5’78€ la hora, que eres un afortunado porque ahora mismo, en España, la situación es límite y una de cada cuatro familias es pobre, uno de cada cuatro niños sobrepasa el umbral de la pobreza. Con el mismo esquema deductivo, podría decir que los niños pobres españoles, que las familias pobres españolas, que los mendigos españoles, tienen suerte de ser españoles, porque si fueran surafricanos, quizá únicamente tuvieran aire para llevarse a la boca, porque el único lugar del que conseguir agua se encuentra a kilómetros y no tienen fuerzas para llegar.

El caso es que no lo hago, porque yo sé que ese pensamiento se adquiere cuando piensas (como piensan tus jefes y los ricos que lo ofertan, curioso) que 5’78€ la hora es un salario por el que debes dar las gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *