La (no) vida.

Cuando me enfrento a la muerte, a un cadáver, lo único de lo que puedo dar cuenta es de la infinita ausencia que muestra. Esa total ausencia me hace pensar que debe haber una absoluta presencia, quizá en otro lugar… pero no lo sé, no lo sabemos… y es trágico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *