Porque hay que ir más allá

«Dejarse llevar por la marea e ir a favor del viento es lo más sencillo, curiosamente cuando en la orilla del mar el agua nos golpea y la brisa nos da en la cara nos sentimos realmente bien».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *