Bienvenidos

Dos años en el limbo de los blogs, dos… nada más y nada menos… pero ahora, comenzamos.

Y digo comenzamos porque espero que quien me lea esté conmigo. No quiero que comparta mis opiniones, que siga a pies juntillas aquello que diga o que no me lleve la contraria, es más: espero que todo aquél que tenga la amabilidad, o el interés, de seguirme no tenga ningún acercamiento a mi pensamiento… por su bien.

Este blog (o así lo llaman en estos ambientes) no pretende ser una herramienta de consulta para nadie, si no un lugar en el que cualquier caminante intrépido puede buscar nuevas sendas a explorar. Sin más, comenzamos.

(Entrada actualizada el 6 de Marzo del 2011)

Sin acritud.